Charter para el señor que quiere cocina española VI y penúltimo -de pescados hermosos-


Esa mañana, aquel pez me miró:
...y claro...

...estos amores a la gallega sólo podían acabar como acabaron: sin cachelos
pero "patatas arrugás", y la cebolla separada, dentro. El ajo sí, por encima,
tostadito, y la cebolleta que le da otra dimensión más neutra que empieza en
la própia cebolla pochada de la salsa gallega que enlaza con la cebolleta
a la parrilla y termina con el frescor del cebollino. Y sin adulterar nada,
que muchos pescados a la gallega se hacen con una simple ajada: ajo y
pimentón; así que se reconoce todo muy bien. De la lubina todo está dicho,
a buen entendedor...
Safe Creative #0812200054710
Free Counter