Lo que hay que comerse


Lo que hay que comerse es lo que hay, guste o no. Aquí estoy yo sentado sobre la cama del conductor, que por parecer hasta parece que le jode haga uso de parte de ella para desconectar un poco y asomarme a esta ventana hacia al exterior. No soy yo culpable de sus circunstancias ni cómplice del ocio ajeno, soy amo de mis mínimas decisiones en el margen de mi tiempo libre, me conviene estar dormido en una hora y media, y no seré tan generoso de malgastar mi presencia en una rutina vacía, bien vacía.
Son ahora unos ojitos tímidos y aliviados los que se asoman del camarote de enfrente para preguntar y confirmar su libertad, su ocio, su paz..., que jodido sea decirlo, pasan por la ausencia de lo recientemente ausente.
Estamos en Ibiza de nuevo, y estos huéspedes rechazan florituras en el yantar, así que el trabajo es más liviano y sencillo, con un buena bandeja de verduras y milanesas de pollo la fiesta está hecha; pero el cansancio es otro, es pesadez y vacío que tiende al menos infinito, o simplemente un estado anímico por el que hay que pasar, y pasar pasaremos que el mar hace tres días estaba feroz y no daba mucho gusto estar sentado en unas escaleras con la cabeza gacha pensando en sexo o en "Hora 25"; pasaremos porque aunque me quieran hinchar lo cojones, un roast beef es un cacho de carne asado, así que si me da la puta gana de marcarlo antes de hornear, lo hago; pasaremos también porque no tengo ni puta idea de hacer huevos pochados, y el crispy bacon es sólo bacon;y hay que pasar que, cada uno es lo que es y la terminología de cada cosa no seré yo quíen la discuta, pero un desayuno inglés no merece ser calificado de "excelent", o "grate" o "fantastic", sí, esa es la palabra que me da arcadas. Se entremezcla el olor fuerte de ese perfume, con el del bacon y la mantequilla para los huevos revuletos, el café derramado absorvido por el único paño que tenía hasta que alguien - o ella- lo colocó sobre ese café. Es entonces cuando sin saber cómo un maremagnum de cuerpos se tropiezan y se cruzan en estos 3 metros cuadrados donde paso tantas horas, para ver como unos dedos agarran cortezas de bacon de doquier y las impregnan en el huevo roto que yace en esa bandeja, y una pasa rápido, y la otra deja su Red Bull Light sobre mi tabla de picar, y yo estoy perdido pero confiando en mi mismo hasta que oigo la maldita palabra: "fantastic", y sin saber cómo, valiente yo levanto un poco la cabeza y casi sonrío para decir con un poco de sarcasmo.: "Yes, sure, lovelly, hehe", que literalmente significa: "me cagho na puta madre que te pareu, vaite tomar polo cu", es cuando me da la arcada, y voy tirando hasta la próxima, que será alguna pregunta ya preguntada o comentario ya comentado sobre cualquier cosa muy simple y absurda con ese olor a perfume fuerte.
Ya está. Como decía mi madre: (fumar), mexar e p´a cama.


video
Safe Creative #0812200054710
Free Counter