Cocinando para los propietarios. 30 de julio, San Coulan.



Aquel coulan fantástico de comercial Vera, congelados de a 12 en solemne caja, no fue superado por este otro, tormento de noche que Sarita hacía a su vez de canguro y yo dueño del ruido y mi cocina experimentaba con esta receta que temprano y en el mercado me transmitía Pilar, compañera en Puro Beach en otros tiempos. Fueron varios a los que llamé sin mucha fortuna, y varias recetas que se amontonaron en mi libreta, entre ellas esa tan interesante de Dante, con levadura química entre sus ingredientes. Pero yo necesitaba algo seguro e infalible, y ahí estaba Pilar de mañana en el mercado describiéndome y animándome para la elaboración de este pudding, y yo anotando ansioso en algún hueco de la lista de la compra sobre la cabeza de un dentex,dentex o dentón.


Bien fácil, sencilla y delicada elaboración, mas no tan sencillo el manejo de este impreciso y maldito horno, que si bien se dignaba a mostrarme las temperaturas, no era fiable el muy pícaro.

190ºC-10' no funcionaba; 210ºC-8', bien, pero se rompía, y así probando hasta que harto de chocolate me quedé con 195ºC durante 12' y dejar enfriar un poco antes de desmoldar, porque esa es otra!!, como alguien me había dícho -mismamente Pilar, no recuerdo- lo hice en flaneras, que es lo que tenía, y entonces, claro, el desmolde fue mierdoso en varias ocasiones.

Me fui a cama con la conciencia tranquila, pero sólo eso, la conciencia, porque el resultado me asustaba y... el miércoles 30 de julio trajo consigo una ensalada de pasta, mozarella ,..., con pesto rojo; un picantón asado bien bueno pero de presentación deplorable y un postre que ya quisiera yo fuese el de la foto.



Habría de ser un menú para encantarlos: ellos gustan de ensaladas y más de pasta; él dedicado a la cinegética habría de entusiarmarse con este pollito porque no vi yo manera de hacerme con un faisan o perdiz; ni trazas tendría de someterlo al faisandaje que mandan los viejos manuales, porque colgando al animal de un rail lateral no podría esperar a que la gravedad le pudiese a riesgo de perderlo en alta mar. Y el postre -tiempo atrás- había sido sublimado en sus palabras, pero a estas alturas todos sabemos que eran congelados de caja de a 12 de comercial Vera. Un querer y no poder.

Ya no digo un "it was fantastic", o un "brilliant", digo que ni un simple "thank you Pedro". El silencio lo confirma y a buen entendedor...

...pero no decaigamos, que siempre nos quedará - y quedar quedó- la tarta de queso con maracuyá. :)


3 comentarios:

olaya dijo...

Pero que haces comprando Coulant congelados ?????
Si quieres comer los mejores coulant son los del valparaiso,( o al menos lo eran antes de que yo empezara en el Portixol, alla por abril de 2007). El pastelero, Miquelet era una maquina, y la gente iba alli a cenar sólo para probar los coulant.
Dani probo a hacerlos aqui en Suecia, SIN LEVADURA y le salieron deliciosos, asi que animo y sigue intentandolo.
Un beso desde Suecia............ Olaya

Pedro Fraga Garea dijo...

Pero todos sabemos que un postrecillo congelado en el congelador no hace daño a nadie, tanto para un roto como para un descosido., el problema es que al boss le dejó maravillado..., y ya me dirás como imitar un postre congelado?? especialmente cuando alguien espera algo concreto..., un beso muy grande!!!

olaya dijo...

ya me imagino, ya............ pero de todos modos me encanta que lo incluyas, es delicioso!!!!!!!
Un beso desde aqui arriba !!!!

Safe Creative #0812200054710
Free Counter