Cocinando para los propietarios. 26 de julio paella, paella..

Eran buena gente y nunca me pidieron nada especial, comieron lo que había, me felicitaron cuando disfrutaron y me daban las gracias cuando quizás no les agradaba. Este 26 de julio era casi domingo y decidí hacer paella, en homenaje a los domingos de muchos españoles,
que no el mío, que era más de empanada de bacalao o carne, embutidos y pollo guisado, después bizcocho y macedonia. No esperé a domingo porque no hay mercado y mi nevera no enfriaba lo suficiente; el marisco es muy caprichoso para según que cosas.
Sería un día sencillo a base de embutidos, paella de marisco y tartaleta de cerezas..., sería inesperadamente uno de los días más duros del verano.
-What´s for lunch today?- preguntó sorprendentemente.
-Paella, do you know paella?, rice, seafood...- contesté orgulloso.
-Umm, rice?
-Yes, rice and really fresh seafood- insistí orgulloso.
-Well..., could you make anything different?- dice este, inconsciente del daño moral y psicológico que me estaba causando, confirmando la maldición de la paella, esa paella que jamás haré.

Mi venganza fue tirarme de cabeza a una creación mar y montaña sin referencia o receta alguna. Algo que había leído, algo que me habían contado, y ala... Pan tostado con alioli, carrilleras de ternera que tenía de Cascajares desmigadas, cigala y navaja. Jugo de ternera y una especie de salsa americana, el berro encima que tampoco sé si venia a cuento, pero
ahí está y ahí se quedará para la posterioridad.
De este pato confitado oculto en alguna parte todavía congelada del congelador que no congelaba, salió un plato de inspiración francesa que ..., manda huevos. No quiero hablar de ello. Manzana,vinagre, habas de lata, bacon, churras con merinas, velocidad y tocino.
El postre...uff, unas tartaletas, un poco de crema pastelera y cerezas confitadas en almíbar. Fácil, ¿no?. Me cago en la puta..., tuve suerte que este fue uno de esos días que salieron a comer y regresaron para cenar. Bien que tuve más tiempo, y mal que terminamos a las mil. Un día raro, pero la tartaleta bien valía una misa.

Safe Creative #0812200054710
Free Counter