Charter para la señora que estaba buena a sus cincuenta y pico. San Seacabó.

La señora que estaba buena a sus cincuenta y pico era una de la que se nos había advertido por sus carácter difícil, y nada más lejos. Una señora con las ideas claras y muy directa (véase sino como dejó el plan que le había presentado), pero también simpática, amable y respetuosa. Eran estos 4 el primer día, 7 después. Y sí es verdad que modificó el plan presentado, pero para facilitarmelo todo mucho más. Los desayunos fueron copiosos algún día, pero sin llegar al caos de las semanas anteriores haciendo huevos pochados a destajo para una que siempre me los devolvía. Y las comidas, con todo programado, fáciles; me gustó la lasagna de verduras con una presentación curiosa: clavé unos espárragos y zanahoria baby en la superficie, lástima que no tenga foto. La lubina linguria sencillo y bueno, otra muy curiosa es esta ensalada griega que se ve en el video, no muy cómoda de comer pero eso: curiosa, con papadum y alga kombu. Y así alguna cosilla más, pero a estas alturas todo estaba dicho, y dicho queda, que con esto cierro el ciclo de mi trabajo en un yate, motivo por el cual comenzé este blog y que ahorá irá tirando por otros derroteros.
video
Safe Creative #0812200054710
Free Counter