Fisiología de esas fabas a deshora.

Comienzan pronto mis días apresurando el paso para coger este curioso metro palmesano donde leo y releo, sin el cuidado requerido, a Brillat-Savarin hasta la llegada al tristísimo campus de esta ciudad desalmada. Desprecio el bus circular para hacer tiempo y entrar en calor, porque me dirijo al gimnasio para desentumecerme y estilizarme -pobre ingenuo-. De seguido me voy a la Escuela para tener tiempo de tomarme un café con leche bueno, bueno a 0´9€ y fumarme el cigarrito correspondiente.
Hoy comenzamos en serio con las clases de dietética, y que no me haya fotocopiado los apuntes, no quiere decir que no sintiese gusto al oír hablar de hidratos de carbono, lípidos y proteínas; de estructurar conceptos y concienciarme de lo buena que es la fibra o lo malo que son los sesos de puerca en cantidades ingentes.
Fumamos como se fuma y yo son filtros, que no tenía... En clase teórica volvimos a los helados, y ojito con los helados, que estamos aprendiendo a formularlos, ojito con estabilizar helados y conseguir texturas óptimas a temperaturas bajas con sabores e ingredientes honestos, ojito con Angelo Corvitto , y ojito que como alguien consiga piratear el programa, la fiesta está hecha...
Y luego preparación de buffet, ¡Buffet Gala!, con su conejo en galantina, ensalada waldorf, tarrina de campagne, sopa duquesa, tarta saint honoré, franchipán, savarin de frutas,..., con sus esculturas de hielo, verduras talladas y la figura de manteca, con el asado a la sal y las chaud-froid de colores. Es fácil tacharlo de obsoleto, así lo hice yo al primer contacto con el recetario, pero ahora, pasados unos días , empapado de cocina con letras grandes, me despierta ternura y sensaciones positivas. Leo últimamente libros que no hablan precisamente de cocina actual, y ahora me encuentro con estos ejercicios en la escuela que transportan al origen de la cocina culta. Con ello quizás comprenda mejor este oficio, y lo disfrute más, quizás ahora entienda mejor la revolución de la nouveau cuisine, la posterior necesidad de deconstruir, incluso valorar más el revisionismo. También es cierto que quizás sea simplemente una manera de justificar mi inversión a modo de "a lo hecho pecho", pero está claro que las cosas son como son y naturaleza hay una, véase sinó este lozano cuenco de fabada que me he cenado a pesar de la dureza del madrugón, el aburrimiento del gimnasio y la sensibilización de las clases de dietética.


2 comentarios:

Leonor de Sousa Bastos dijo...

Hola!!!:)

Soy Leonor del posgrado!..lá chica portuguesa a quien solo le gusta la pasteleria!jejeje :)

Acabo de llegar a casa y la primera cosa que he hecho ha sido venir a mirar tu blog!:)

Me han gustado muchisimo tus relatos sobre la escuela y me he quedado impresionada com tus platos!!

Deseo que puedas encontrar lo que buscabas al inscribirte en la UIB para el posgrado y siempre mucho más!!!

Seguiré visitandote!!:)

Besitos!!

pfgarea dijo...

...yo he hecho lo mismo, y estoy maravillado con tu blog..., tan pulcro, claro, hermoso y delicado.Excepcional.

Y me alegro que te gusten mis relatos, jeje..., gracias!!!

Safe Creative #0812200054710
Free Counter