Féculas y chocolate, cuestión de huevos.

Y ahora qué?, una sentida reflexión sobre estos postres que me mantienen en vilo. Misteriosa combinación de féculas, lípidos y azúcares, lácteos, chocolates y frutas. Aparente sencillez en la combinación física de elementos y temperaturas; comportamientos inexplicables, caprichos, magia!. La pastelería es viva e impredecible como el bello sexo, también hermosa a rabiar y dulce; voluptuosa y carnal; sólo dócil en las manos del buen amante.

(hay que joderse)

Esta semana, de nuevo en pastelería, he elegido la tarta Capricho de Sevilla y la Chocoflor, ambas del maestro Torreblanca, la primera con el protagonismo de la naranja y la segunda con chocolate, habrá fotos y serán colgadas aquí cuando las termine -si no hay gatillazo-. Pero hoy toca desahogarse y reflexionar sobre este mundillo de lo dulce, tan nuevo para mi; siendo ésta una afirmación curiosa, porque me pregunto yo dónde andan mis recuerdos de la escuela de cocina de Foz, dónde esas turbias imágenes de pastillages, tartas y marmitas de crema pastelera...?, misterioso, de nuevo. Pero éste es el presente y el presente pasa por afrontar esta partida con hombría, rezumando virilidad, faltaría más..., que a nadie le amarga un dulce, y los míos serán dignos de mi galaica condición, aunque sea a lo Jack Nicholson en El cartero siempre llama dos veces.

(valgame dios...)

2 comentarios:

Leonor de Sousa Bastos dijo...

Espectacular!!!!:)

Me gusta muchisimo leer todo lo que escribes... escribes tan bien...!!

Tus primeras líneas son fantasticas... me ha gustado mucho la metáfora entre la pasteleria y los amantes...la dedicación y precisión que exigen y el amor que los completa...

Tus tartas estaban guapísimas!... yo las he visto!...tus recuerdos empiezan a llamarte! ;)

pfgarea dijo...

...eres muy generosa Leonor, y mis tartas..., estabán allí, que no es poco, es increible lo mucho que me cuesta la pastelería!!

Safe Creative #0812200054710
Free Counter