Excesivamente sosegado.

Cuando no está muy claro el concepto de las cosas que se quieren sugerir, sin llegar a decir nada, lo mejor es medicarse o comer un mendrugo de pan para empujar. También se puede vomitar.
En un punto intermedio de algo, el sentimiento es incierto, difícil de definir y por lo tanto desconcertante. Siempre nos queda la valentía, pero eso no deja de ser una ilusión del ego cabrón (optimista, no obstante).
Lo mejor es sosegarse y sumergirse en libros con muchos santos, y santo remedio. ¿Qué voy a saber yo de diseño, fotografía, o pintura?, pues poco o nada, pero los santos está ahí y sugieren y apaciguan. Colores, formas, matices, volúmenes, cosas, personas, animales, historia, futuro, latas de mostaza, un teléfono, las aspiradoras, el seno, un iglú, y un montón de basura, una pintura de Miró, o fotos de prostitutas, Schiele desconcertante como en aquel libro de Vargas-Llosa y un Vilariño que hace fotos de animales muertos; otros, a señores que se follan un árbol; las mujerazas de Helmut Newton, o los perros de un W. Wegman. Pero hay más, hay páginas que apaciguan, y en estas estoy, acomodando mi cerebro para hacer de hoy un día hermoso.



Safe Creative #0812200054710
Free Counter