Al pan, pancatalanismo y al vino, vino.

Ayer fue un día soledado, de excursiones y cancioncillas autobuseras oscilando entre el Pla y el Llevant de esta isla que nació a pedradas.
Comenzamos con una visita a una fábrica de galletas, donde elaboran, entre otras, las típicas galletes d´oli, popularmente conocidas como "galletas de Inca"; seguimos hacia el almacén de Llorenç Cerdá que es un referente en la isla en el abastecimiento de setas y productos raros; a continuación nos desplazamos hasta la bodega de Jaume Mesquida, después comimos y a la tarde visitamos la finca de Albocasser, donde se elabora uno de los mejores aceites del mundo, pero esto es otra historia que merece palabras más solemnes y precisas que las mías.
Ahora lo que toca es hacer un sentido e injusto homenaje a la bodega de Jaume Mesquida, una visita, que no fue más que media visita por la mediocre sandez y ofuscación vomitiva del ostracismo mental en el que viven algunas personas simples y bobas. Media visita que vale mucho por el entusiasmo de un joven Jaume Mesquida que nos encontramos en los viñedos con orquilla en mano y que lleno de entusiasmo nos hablaba del cultivo del vino, de las cepas, de las nuevas técnicas más ecológicas, más naturales y acordes al valor intrínseco de la tierra como sustento del alimento; de dejar de lado el círculo vicioso de los fertilizantes e industrias químicas para volver a leer e interpretar la naturaleza; nos hablaba con mimo de sus tierras y de la historia de unos viñedos que comenzó a cultivar su bisabuelo, para lucro, gozo y embriagadez ajena y suponemos própia.
Hasta aquí media visita, que continuó en la bodega donde nos esperaba su hermana Bàrbara Mesquida, ya agrupados se dispuso a guiarnos a través sus posesiones haciéndonos una breve introducción que fue interrumpida para pedirle si podía hacer uso del castellano, dado que buena parte del alumnado de nuestra clase somos foráneos y no dominamos el idioma, ante lo que la señora contesta con cierta majadería que no,..., creímos por segundos que estaba bromeando, pero no, nada más lejos, soltó así como entre dientes que si queríamos en inglés, (hay que joderse...), que si estudiamos aquí hemos de conocer el catalán, porque en Mallorca se habla el catalán, señores, que para eso se pasó ella cinco años estudiando filología, el catalán, que es oficial, que pin que pan...y la muy ella, aún después, pedía explicaciones a nuestros profesores por semejante improperio, así que no pude menos que pedirle un ejercicio de lógica para asimilar y entender que hay quien viene aquí buscando una serie de conocimientos que no pasan necesariamente por aprender la lengua, que venimos a ver vinos y el idioma sólo es importante para entenderse, porque es una herrramienta de comunicación y no un argumento distorsionado para fundamentar ideologías lucrativas. Lamento mucho no dominar el idioma aunque si lo entiendo, a pesar de lo cual: me fui, para no incomodarla ni obligarla a hablar la maldita lengua impostora e impuesta, y aunque me consta que después siguió sus explicaciones en semejante idioma, todavía me cuesta entender como la falta de escrúpulos a la hora de dañar la imagen de su propia empresa, y las nulas cualidades comerciales que demostró o..., que quizás afloran ante uno de estos emigrantes centroeuropeos que residen en la isla desde tiempos inmemoriables sin dominar pizca de cualesquiera idioma oficial de la isla, porque una billetera llena y un complejo innato del isleño lleva la montaña a Mahoma.
Escribir sobre esto tiene sus riesgos, porque tendemos a pensar que si uno no cojea de la izquierda cojea de la derecha, y eso no es así, escribiendo sobre esta situación soy susceptible de parecer españolista o anticatalanista o antipancatalanista, que es lo que creo que defiende nuestra guía, y nada más lejos, porque soy gallego y gallegista, pero no hasta el punto de excluir, repudiar o discriminar a nada o nadie. Tales prejuicios y artimañas raras brincan entre la frontera de la discriminación positiva y la imposición, acercándose peligrosamente al libertinaje, que es lo que Bàrbara Mesquida produjo en éste que escribe y que se quedó sin probar un buen vino que probablemente nunca probará por simple arbitrariedad o despecho. Con lo contento que venía del viñedo...

6 comentarios:

leonor dijo...

Solo tengo a decirte que "quien habla asi, no tartamudea"...
Tu escribes muy, pero muchisimo bien y tu descripcion de todo el paseo dispensa qualquier comentario de mi parte.

Yo sabia que no dejarias de hacer el relato de la visita a Jaume Mesquida de esta forma impresionante!...te aplaudo!

...perfecto!

P.S- me habia olvidado de preguntarte como esta Paulina...

pfgarea dijo...

que generosa eres...gracias!

Anónimo dijo...

he leído tu post, y te recomendaría no escribir en caliente. Si afirmas entender el catalán ¿porque te molesta que te den una clase en catalán? ¿A caso un catalán no tiene derecho a estudiar en su idioma? En su región, claro. Y otra cosa, el simple uso de la palabra pancatalanismo es una ofensa, ¿ignorancia o malicia?

pfgarea dijo...

...a ver, esto no lo escribí en caliente, y creo que fui bastante justo;

el catalán lo entiendo más o menos, y más me gustaría, pero también es cierto que no me esfuerzo demasiado, de lo relatado me molestó la actitud fascista y excluyente de nuestra guía;

la visita a Jaume Mesquida no era una clase de nada, era una visita más, organizada por la EHIB, que quizás haya sido lo que calentó a la filóloga;

Un catalán tiene derecho a estudiar en su idioma, es una gran verdad, pero creo que no lo pongo en duda en ningún lugar del post,

Y bueno... sobre el uso de la palabra pancatalanismo..., me venía bien para el juego de palabras del título. ¿ignorancia o malicia? un poco de todo...

Anónimo dijo...

Solo era un comentario... y es que como catalán veo a menudo actitudes que faltan el respeto a nuestra lengua, sobretodo en lo que estudios se refiere... siempre hay alguien, ya sea en el curso que sea, que no entiende o no quiere entender el catalán. Y entenderás que en primero de carrera pasa, pero en segundo, tercero y cuarto la cosa se convierte en mala educación, y es una lástima para todos. A eso me refiero, y ya se que no mencionas nada de derechos, faltaría mas! Perdón si sientes que te he mal interpretado.

Y lo de la chica, allá ella, si su actitud no fue correcta entiendo tu mala leche. De gente estúpida hay en todas partes. Pero lo de la malicia no te lo paso, debes reflexionar éste punto. (lo de la ignorancia tiene cura)

Nada, encantado de cruzar unas palabras con tigo. Sigue con el blog, que tienes cosas buenas XD.

pfgarea dijo...

El caso es que estábamos cursando lo que se llama "Postgrado en alta cocina", dura 6 meses y es un curso muy específico impartido por una escuela privada que atrae gente de diferentes lugares (R.Checa, Alemania, Portugal, Polonia, Ecuador... ), la prioridad en este caso no es el idioma, y en todo caso, la política de la Escuela al respecto (cuyo idioma oficial es el catalán http://www.ehib.es/ ) no atañe a esta chica, que simplemente nos recibía en su casa, y si argumentamos -como ella hizo después de haberme ido- que cada uno en su casa habla lo que quiere, se trata de una cuestión de educación y respeto. A mí no me molestan las ideologías (independientemente de que las comparta), me molesta la actitud, y la suya fue excluyente.
Lo del pancatalanismo?, bueno yo mismo corro el riesgo de parecer lo que no soy utilizando un término própio de españolistas o fachorros, pero es que me gusta provocar, qué le vamos a hacer...
Además, ya ves que mi blog es muy personal y absolutamente subjetivo, no presento nada como verdad absoluta, es un entretenimiento más.
Agradezco tus palabras, y lo mismo digo, encantado.

Safe Creative #0812200054710
Free Counter