Agustín.

Agustín se encarga de entrantes y postres, y le gusta la cocina, chavalote castizo y un poco "quillo", infortunio el suyo que le pillaron el bombo del coche y apenas tumba ahora, pero caña no falta, que temerario al volante, con tubo de escape y todo, sí es. Agus me enseña las moras de morera, que no de zarza, y yo descubro algo que desconocía; hoy concienzudo terminó un coulis de aspecto vomitivo, pero quizás bueno, quíen sabe. Agus habla del cortijo y de su infancia allá brincando por su Jaén natal, tierra de la mejor aceituna y del mejor aceite, de melones robados y otras canalladas varias, de sus viajes a Francia para recoger uva y otros temas escatológicos que él bien sabe, porque me espanta la descripción del proceso de desatascamiento de cagaderos atrofiados por "guiris" mal alimentados o cocidos burbujeantes en frío para el personal de la empresa, que esto esta bueno, hombre!. A Agus no le falta sabiduría popular ni coquetería, que se lía un cigarrillo mientras cavila o evoca vete tú a saber qué fechorías pasadas pero joviales; quizás planea alguna canallada. Dice que un día quemó rastrojos detrás del restaurante y se presentó la policía, claro; porque él se entretenía preparando un poco de tierra para sembrar unas hierbas: tomillo, orégano, albahaca, perejil,..., porque la tierra es buena y no hay que andar gastando, claro que sí. Agustín es un joven muy joven pero vivo y vivaracho que esta noche va pillar bien, ya verás tú con la morena. Entrañable.
Safe Creative #0812200054710
Free Counter