De mi nuevo trabajo a bordo y esos putos platitos.

Y entonces veo un mail de Dovaston que dice que intentaron ponerse en contacto conmigo sin éxito, efectivamente, estaba mal puesto mi número de teléfono, y cuando finalmente pude hablar con ellos en cuestión de horas tenía trabajo a bordo. Avisé en Es Baluart, pidiendo disculpas por el inmediato abandono, y terminando en uno y comenzando en otro llegó el viernes que salimos pronto hacia Ibiza que es donde ahora nos encontramos. Desde entonces no he vuelto a dormir más de 5 horas seguidas.
Mi trabajo es duro, pero simple: desayunos completos a cualquier hora, aunque no se lo coman; comidas de tripulación que sí comen y cómo!; tapitas varias para acompañar fluidos espiritosos, y finalmente, improvisar alunas cenas, normalmente a base de pasta. Fue memorable, por cara, esa bolognesa deseada y ejecutada apresuradamente con unas zanahorias baby y carne de novillo argentino, había salsa de tomate hecha y ganas de hacerlo bien, hubo en consecuencia dos comensales satisfechos. Y aunque dando lo mejor, parece que este verano mi cocina pasará lejos de sofistificaciones anteriores: pasta, pizzas, sandwiches, platos de embutidos, fruta,... pero eso si, una tripulación bien alimentada.
Del casi mes que llevo a bordo destacaría sobre todo y lejos del arte cisoria, la carnicería que supuso colocar varios platos sobre una falsa mesa auxiliar que cedió isofacto y sin escrúpulos provocando un destrozo de unos 800€. Ojo. Por cuatro putos platitos de mierda: Hermes Siesta Island, frágiles, caros y feos.
P.D. A veces, durante las horas de vigilancia (dado que fondeamos cuando no está el propietario a bodo), me entretengo buscando sin mucho éxito falsificaciones de Hermes en internet.

1 comentario:

Anónimo dijo...

he amigo, quetal? ponte en contacto conmigo... soy ELio
restaurante-cenadorferpel@hotmail.com

Safe Creative #0812200054710
Free Counter