Despúes del paso de cebra.

Al salir le eché un vistazo al programa del Foro, eran las cinco y poco; tenía que coger el 15, después el metro y andar como un quilómetro. Decidí que no merecía la pena asistir, que llegaría muy justo de tiempo a un show-cooking de un Nono Martínez, que no tengo ni idea quíen es. Por lo tanto volví andando, desde el Hotel Portixol hasta casa.

Hay quien pasea pausado, quien patina o va en bicicleta, hay bañistas y pechos tan generosos como hermosos que todavía lucen al sol, este sol de días frescos y tan agradables, días prolongados que recuerdan las tardes de domingo, de felicidad sosegada ante el inminente lunes y otras lluvias que ya llegarán.
Hay un yo que cavila y recuerda el chino simpático de camisa a rayas, que con cigarro en boca y espumadera en mano me pregunta si el agua que borbotea en la marmita gigante está hirviendo; pienso en Toni vacilón, que dos años más tarde de mi último día trabajo me dice: "pareces nuevo joder...", y me distraigo con otros senos y el futuro Palau de Congressos de Palma. Miro al mar y veo veleros navegando, veo un inmenso ferry de Iscomar que sin puerto fondea desolado y humillado; que añoro el mar sin amarlo, y pienso en mis preocupaciones con un alivio agradecido. Pienso en cómo de feliz sería si Saramago hubiese estado allí; y recuerdo a la que fue madre recientemente y a la que lo será; pienso en las 24 horas de trabajo semanal en el Casino y el que me dijo: "coge lo que quieras para cenar" y cogí jamón ibérico. Pienso en qué contestar cuando a uno le preguntan "¿cómo va?", porque ir no va, pero mal tampoco, y me remito a Pauliño: "Deus ben sabe o que ele faz", y si no Deus, que sea la melodía y la bondad de un hogar y la buena ventura.
El chico del diabolo bronco parecía divertirse, yo fumaba. El paso de cebra dejó atrás una tarde preciosa.

(Imagen extraida y modificada de: www.pcongresosdepalma.com)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sublime, de verdad. Toni

pfgarea dijo...

Gracias.

Safe Creative #0812200054710
Free Counter