Aquel libro sobre Hostelería y productividad.

  Este es el libro que estaba leyendo antes de embarcarme, allá por marzo. Jesús Felipe Gallego, experto en hostelería, toca muchos de los temas determinantes para optimizar el rendimiento de un negocio hostelero. La visión no es novedosa, pero sí necesaria, porque, en general, nuestra hostelería todavía no entiende de métodos ni de gestión de capital humano.
   Dejo algunos fragmentos:


"La Hostelería necesita una "revolución interna" que la permita reencontrarse con este nuevo mundo que se está gestando y pase de ser el refugio de los "marginados intelectualmente"  o de los que "buscan salidas desesperadamente", a un semillero de gentes creativas, imaginativas, activas, plenas para el desarrollo de los intangibles, con la formación adecuada para que aporten un mayor dinamismo y solidaridad al sector servicios del siglo XXI" 

"Si somos objetivos y analizamos la estructura de las empresas hoteleras, su organización, horarios, actividad de los departamentos, etc., sacaríamos la conclusión que el entorno inmediato no favorece un entendimiento claro entre unos y otros. Hay, en muchos casos, demasiados niveles jerárquicos, se confunde el respeto con la autoridad desmedida o el miedo, no hay momentos para el dialogo, nadie o muy pocas veces se fomenta la participación, no se da información, se promueve el "chismorreo", la crítica, la envidia y se practica el paternalismo exagerado dando lugar a "los buenos y los malos". No hay formación y/o reciclaje, no hay solidaridad (cada uno va a lo suyo), nunca hay tiempo para los demás, se huye de las reuniones, se establece un a barrera  entre "los que se manchan por su trabajo y los pulcros", se diferencian los que son servidos al comer con mantel y buenas viandas, de los que toman el yantar en sitios reducidos, poco ventilados, se tienen que servir y disfrutan del mal genio del cocinero de turno al elaborar su comida."

"Desgraciadamente  algunas empresas del sector turístico consideran la formación como un gasto y no como lo que realmente es, una inversión. Podemos reflexionar sobre los motivos que empujan a las empresas de hoy a no invertir en formación, pero sería muy complicado ya que, paradójicamente, todos los empresarios hablan de la falta de formación de sus empleados"

"Por eso a todos los se inician en esta actividad, sea en hoteles o restaurantes, bares o cafeterías y a todos aquellos que ya trabajan, les preguntamos ¿Sabe usted sonreír?"

                                                                                                                                   Hostelería y productividad. Jesús Felipe Gallego. 

Safe Creative #0812200054710
Free Counter