Miguel Ángel Almodovar en Varsovia.

 Miguel Ángel Almodóvar vino a Varsovia a presentar la edición polaca de su libro "La fómula Almodóvar" . El acto formó parte de un simposio organizado por KRSiO  cuya temática giró en torno a la importancia de los  suplementos nutricionales en la alimentación.

   Yo me acerqué atraído por la figura del Sr. Almodóvar, que días antes había anunciado en Facebook el citado acto. 
  Es cierto que no sabía muy bien quíen era este señor, sí conocía sus vínculos con la gastronomía y me sonaba de algún medio de comunicación. Así que, decidido a asistir, qué menos que poner remedio a mi ignorancia. Rebusqué por internet y encontré varios títulos de sus libros, entrevistas en diferentes medios,  alguna breve biografía, también vídeos en You Tube y varios podcast de sus colaboraciones en desiguales emisoras que escuché con interés.
  Después de todo, tampoco resulta fácil definirle: licenciado en CC. Políticas y Sociología además de Titulado Superior del CSIC  y sin embargo, guionista, presentador, editor y director de diversos programas de televisión; nutricionista (o al menos experto en nutrición), gastrónomo y criminólogo (ya decía Vázquez Montalbán que el gourmet tiene mucho de perverso). Consecuentemente escritor y colaborador de varios medios escritos y audiovisuales. Actualmente docente de la Universidad Camilo José Cela  y padre orgulloso. 
   Así que sabiendo ya algo del protagonista, me presenté allí como invitado del invitado,  un poco temeroso de saberme fuera de lugar pero decidido a conocerle como le conocí.
   Hablamos tanto antes como después del acto, para apreciar que lo realmente impresionante, no es tanto su trayectoria -que lo es- sino su humanidad, transparencia y sinceridad. Una conversación distendida de esas de arreglar el mundo: desde el comunismo al neoliberarismo en Polonia hasta Brasil como fuerza emergente, que si los muy canallas no pagan las conferencias y díselo a mi padre que es autónomo y persigue con rubor a clientes de toda la vida..., que si venga nos fumamos un cigarrillo mientras reivindicamos el puchero y los otros vinos buenos, que no sólo de Rioja vive el hombre... y, así...,  de repente, me veo en el autobús de camino a casa con un hervidero de ideas en mi cabeza y un poco arrepentido de no haber tocado temas más clompejos tales que si realmente no le hincha las pelotas que Jiménez los Santos (excamarada) no deje hablar cuando le invita a su programa para hablar de la Kampusch; o si Iker Jiménez, lejos de interpretar un papel, es tan freak como parece; incluso si estaría de acuerdo en que Sergi Arola, además de genial hostelero es un chulo narcisista con vocación de proxeneta..., en fin tantas y tantas cosas que no se encuentran en los libros... Y es que uno, en el fondo, es un poco frívolo y cabrón, pero curioso y agradecido de conocer personas como Miguel Ángel Almodóvar.
Safe Creative #0812200054710
Free Counter