La soledad del manager. Vázquez-Montalbán.

   En esta nueva entrega de la "saga Carvalho" el protagonista se define un poco más, y aparece el personaje de "Biscutier", ex-compañero de celda  que le cuida el despacho y cocina.
Carvalho aparece de nuevo con excelente gastrónomo y cocinero, que no pierde el gusto por cocinar de madrugada, como en la entrega anterior:

"Ponerse a guisar un salmis de pato a la una de la madrugada es una de las locuras más hermosas que puede acometer un ser humano que no esté loco. En el horno se asa el pato joven deshaciendo sus propias grasas como en una cura de adelgazamiento y bronceado. Mientras, en la cazuela Carvalho obtenía la grasa de unos dados de tocino en la que rehogaba cebolla y champiñones, para añadir después vino blanco, sal, pimienta y un pedacito de trufa picada con parte de su propio coñac de conserva.
(...)
-¡Vaya horas! ¿Un incendio?
-Un salmis de pato.
-¿Qué?
-He guisado un salmis de pato. El bicho no es muy grande, pero no me lo voy a comer solo.
-¡Si son las dos y media de la madrugada!
-Un salmis de pato.
-¿Pato joven?
-Un patito.
-¿De confianza?
-De de absoluta confianza
-Vete abriendo las botellas de vino que voy para allá.
La soledad del manager. Vázquez-Montalbaán 
Safe Creative #0812200054710
Free Counter